El Arte de la Vida.
Trucos para fracasar con éxito.

El arte de la vida
El arte de la vida

El arte de la vida. El contenido de esta web es para personas que quieren mejorar sus vidas, tener éxito, liderazgo,... Todo lo que escribo es con ese fin; aunque soy consciente de que algunas personas están comprometidas con el camino contrario.



Estas personas se niegan a adoptar medidas que les lleven a mejorar, medidas o actitudes que puedan cuantificar como positivas. Ellas prefieren que todo les vaya mal, el fracaso es su especialidad y cuanto más les dure mejor.

     Aunque algunas veces, sin querer, alguna cosa hacen bien. Y son muy capaces de boicotear ese éxito, o ese logro; porque ellas disfrutan evitando las experiencias positivas del día a día.

     Si tu te encontras en ese grupo de personas, puedo darte algunos consejos para vivir aún más amargamente y dejar de lado el éxito; y así te podrías garantizar un fracaso tras otro hasta tu tumba.


EL ARTE DE LA VIDA para el FRACASO GARANTIZADO.
    ESTRATEGIAS PODEROSAS PARA FRACASAR CON ÉXITO.

El arte de la vida, éxito

Los trucos para llegar al fracaso son los mismos que para llegar al éxito pero al revés. Sólo hay una gran diferencia: el esfuerzo y las energías que se gastan son mayores para conseguir el fracaso que para lograr el éxito o el bienestar.

ELIGE EL CAMINO EQUIVOCADO.
El arte de la vida eligiendo el camino equivocado. Presta atención a los caminos que siguen las personas felices, de éxito y evítalos.
Sigue los caminos que hace todo el mundo y así conseguirás un resultado promedio, el de la mayoría, y si los sigues con un sentimiento de no querer conseguir ni eso, mejor fracaso.
El mejor camino es aquel que te hace sentir que no avanzas, que estás siempre en el mismo sitio o sea un camino en círculos, haciendo siempre lo mismo. No hagas las cosas de diferente manera, no vaya a ser que lo consigas y entonces ¿Cómo te quejarías?
La mejor opción, que es la más escogida por las masas, es seguir un camino hacia abajo. En lugar de seguir un camino que te conduce por sendas de colinas hasta llegar a la cima de una montaña y desde ahí poder oír, ver y percibir muchas cosas desde la cima. Aunque, lo mejor de lo mejor es ir por caminos que no te gusten. Así te va resultar muy fácil odiar tu vida y si te perdieras, eso sería maravilloso para ti, para quejarte más y más, y demostrarte a ti mismo que tenías razón.

MALOS HÁBITOS
El arte de la vida eligiendo malos hábitos. Estúdiate a ti mismo: ¿cuáles son los hábitos que te ayudan a obtener buenos resultados para ti? y cámbialos por aquellos que no te ayudan a progresar.
Los mejores hábitos para fracasar son: ver televisión todo el día, comer comida prefabricada, evitar el ejercicio, pasar el día en Facebook u otra red social.
No hagas las cosas de diferente manera, no vaya a ser que lo consigas y entonces ¿Cómo te quejarías?


LUGAR EQUIVOCADO
El arte de la vida eligiendo el lugar equivocado. Es muy importante vivir en un lugar que no te guste nada. Vivir en un lugar que emana desgracia, suciedad, pobreza, mal rollo, bullicio, etc. Te ayudará a atraer más gente por debajo de la media, más fea, más bulliciosa, menos inteligente; en un sitio con gente que paralice al máximo tu capacidad de pensar, en un lugar tan bullicioso que si hubiera vivido Einstein no habría podido pensar ni en el número uno. Importante: vivir con gente que te va a animar a tomar caminos que tu no quieres. Vivir indefinidamente con tus padres tanto como sea posible te puede ayudar al fracaso continuo.
No hagas las cosas de diferente manera, no vaya a ser que lo consigas y entonces ¿Cómo te quejarías?

TIEMPO
El arte de la vida sin tiempo. No hagas nada para justificar tus retrasos a tus citas, promesas, trabajos, etc.. Haz todo lo que puedas para no ser puntual, así se te pasarán las oportunidades. Se te conocerá como una persona que incumples y la gente no esperará mucho de ti, ni contara contigo. Si actúas más puntual y de forma inteligente, corres el riesgo de tener éxito en alcanzar logros, oportunidades.
No seas puntual, ni cumplidor; no vaya a ser que lo consigas y entonces ¿Cómo te quejarías?

RAZONES
El arte de la vida eligiendo culpar y con razones. A la gente le gusta saber cosas de ti, y tarde o temprano te preguntarán por tus planes, querrán saber como te van. Ellos asumen que todo mundo quiere mejorar su vida, por lo tanto tu vas a responder mentiras. Y cuando ellos se den cuenta de que no consigues tus planes, entonces es el momento de empezar a criticar y a culpar a los otros, a factores externos. Como por ejemplo: por culpa de tu jefe,  por culpa de la economía, por culpa de la política, porque no se puede hablar con fulano, etcétera. Si tú contarás la verdad podrían intentar motivarte, o lo que es peor “ayudarte”. Y tú realmente no quieres eso; quieres continuar echando las culpas a los demás, a tu país, al mundo entero. No quieres asumir la responsabilidad de las consecuencias de tus actos, de tus decisiones.
No asumas la responsabilidad de las consecuencias de tus actos, de tus decisiones, no vaya a ser que lo consigas y entonces ¿Cómo te quejarías?

NO DUERMAS.
El arte de la vida eligiendo dormir muy poco. Acuéstate tarde y levántate pronto y así vas a conseguir a lo largo del día estar somnoliento y muy atontado; ósea lo contrario de sentirte bien contento y productivo.
Duerme poco, no vaya a ser que lo consigas y entonces ¿Cómo te quejarías?

UN TRABAJO DETESTABLE
El arte de la vida eligiendo un trabajo que detestas. Hay gente que incluso piensa que es muy útil trabajar en algo que no les gusta porque así aunque sea una bonita mañana o una bonita tarde, siempre para ellos va a ser desagradable y tienen motivos para quejarse.
No trabajes en algo que te gusta, no vaya a ser que lo consigas y entonces ¿Cómo te quejarías?

UNA SEMANA PAUPÉRRIMA
El arte de la vida de hacer siempre lo mismo. Puedes programarte varios días seguidos para que sean nefastos. Para conseguirlo es muy importante que durante el fin de semana no hayas hecho nada genuinamente divertido, que te haya reconfortado, que te haya animado. El fin de semana lo tienes que haber gastado en cosas aburridísimas, en no hacer nada, en quejarte. Te va a garantizar con éxito una semana super desagradable.

MÉTODO MALO
El arte de la vida eligiendo a perdedores consumados, quejicas... Relaciónate con gente que haya fracasado, aprende de otros que han tenido fracasos estrepitosos y cópialos. Usa sus métodos para asegurarte que tu vas a tener fracasos similares o peores. Repite las cosas que en el pasado has hecho y no tan sentado bien, o no te han ido. Repitelo igual, no hagas nada diferente, así garantizas iguales resultados o peores. Te superas, más para quejarte.
No te relaciones con gente que les va bien, no vaya a ser que lo consigas y entonces ¿Cómo te quejarías?

NO PIENSES
El arte de la vida eligiendo hacer lo que hacen o te dicen los demás. Dedícate a copiar lo que hacen los demás, no se te ocurra ser creativo o innovador, no vaya ser que tengas éxito y entonces ¿Cómo te quejarías?

EFECTO DOMINÓ
El arte de la vida eligiendo lo peor para ti. Asegúrate de que todo lo que haces en tu vida, de todo lo que hay a tu alrededor es incompatible entre si. Por ejemplo asegúrate de conseguir un trabajo que no te llega ni para gastos, así te garantizas no conseguir lo que quieres. Tu pareja ha de tener amigos que no te quieran en sus reuniones y que te traiga al gato sabiendo que tu eres alérgico. Asegurate de abandonar tu cuidado personal, no huelas bien, no lleves ropa limpia, no te pongas recto (encorvado es mejor para el fracaso), etc así disminuyes el número de amigos.
No camines recto, cabeza levantada, no vaya a ser que te animes y entonces ¿De qué te quejarías?

GENES
El arte de la vida eligiendo echar la culpa de todo a tus genes. No hagas caso a la verdad, que tus pensamientos determinan como tus genes se expresan.
No asumas la responsabilidad de las consecuencias de tus actos, de tus decisiones, no vaya a ser que lo consigas y entonces ¿Cómo te quejarías?

EMBORRACHA TU OBJETIVO
El arte de la vida eligiendo generalizar. Lo más difícil para tu cerebro es quitarle tu objetivo, lo que realmente quieres. Pero con esfuerzo lo puedes conseguir. Inunda tu cabeza con objetivos tan generales como son: ganar dinero, encontrar un trabajo, tener una buena relación, etcétera. Tan generales que son inalcanzables, el cerebro no lo pude entender para ponerse a trabajar en ello. Evita a toda costa que tu objetivo sea muy específico y delimitado no vaya ser que lo consigas y entonces ¿De qué te quejarías?, ya no tendrías de que quejarte, y si de ser agradecido.

RE-CONDUCIR
El arte de la vida eligiendo malgastar tu tiempo. Si alguna vez descubres que estas trabajando en un objetivo muy específico y concreto, que realmente quieres, cortarlo rápido. En lugar de empezar un trabajo que realmente te va a proveer de unos ingresos, déjalo rápidamente; y ponte a pensar y gastar tu tiempo en trivialidades o memeces. El objetivo es boicotear el éxito, por ejemplo: que si no te gusta logotipo, etc. Así te engañas con una ilusión de progreso falso, cuando en realidad no esta ocurriendo nada cuantificable.
Si te sales de tu objetivo concreto y medible, no lo re-conduzcas no vaya a ser que lo consigas y entonces se te que acabaría el quejarte. Tendrías que pasar a ser agradecido.

YA LO SABÍA QUE IBA A PASAR
El arte de la vida eligiendo "no planificar por escrito, con agenda". Para conseguir tu objetivo es de personas inteligentes crear un plan muy específico, concreto, medible, cuantificable. Pero en tu caso asegúrate que al menos uno de los pasos requeridos es caer en un pozo sin salida. Así podrás decirte “Ya lo sabía que esto iba a pasar” o que “esto no iba a salir bien”.
No hagas tu plan con la precisión de un cirujano, no vaya a ser que lo consigas y entonces ¿De te quejarías?

ES QUE "YO NO SE"
El arte de la vida eligiendo "no saber". Evita sobre todo adquirir una habilidad, un conocimiento o una buena herramienta; porque esa es la receta para el éxito, para el logro, para el beneficio, para el bienestar. Preocúpate en no tener ninguna habilidad, evita leer libros, evita ir a seminarios, evita viajar, evita relacionarte con gente más inteligente, evita relacionarte con gente entendida en tu tema. Deja que pase cada año sin más.
No adquieras una habilidad o conocimiento, no vaya a ser que lo consigas y entonces ¿Cómo te quejarías?

SOLO UN CRISTAL
El arte de la vida eligiendo "no ser creativo". No mires las cosas, los objetivos, el entorno, etc. con otros ojos. No vaya a ser que encuentres la solución o la ida. Porque podrías estar tentado en querer solucionarlo o aplicar la idea. O peor aún, podrías sentir que vas hacia el objetivo, hacia el éxito y eso para ti es una mala idea.
No mires las cosas, los objetivos, el entorno, etc. con otros ojos. No vaya a ser que encuentres la solución o la ida y entonces ¿De te quejarías?

OVEJA
El arte de la vida siguiendo los objetivos que otros esperan que tu consigas; o les sigas, incluso aunque no te gusten. Haz ver que los está siguiendo y sufre por el camino.
No sigas tus objetivos. No vaya a ser que lo consigas y entonces ¿De te quejarías?

PREGUNTAR SIN SUSTANCIA
El arte de la vida eligiendo hacer preguntas de tal manera que las respuestas no puedan ayudarte para nada. Por ejemplo ¿por qué no consigo nunca hacer nada bien? ¿por qué la gente pasa de mi? Etc. Evita preguntas concretas.
Puedes contestar tu mismo a todas las preguntas de la forma más desesperanzada posible; por ejemplo: yo nunca puedo conseguir nada porque soy tonto, la gente me evita porque soy un fracasado.
No hagas preguntas concretas. No vaya a ser que te den la solución o la ayuda, y entonces ¿De te quejarías?

MUCHO RUIDO Y POCAS NUECES
El arte de la vida eligiendo la gente que mete mucho ruido para defender una opinión o una actitud, y generalmente no son competentes en el tema que gritan. El mejor consejo que te puedo dar es seguir los consejos de esa gente, que parece que te cuidan aunque son muy incompetentes en lo que están hablando; por ejemplo consumir drogas para animarte, consejos de dinero de gente que difícilmente llegan a final de mes, etc. La familia política es a menudo de ese grupo, que lo saben todo, y te quieren asesorar.
Si sigues los consejos de competentes en el tema, puedes prosperar o mejorar, y entonces ¿De te quejarías?

DIME CON QUIEN ANDAS Y TE DIRÉ QUIEN ERES
El arte de la vida eligiendo relacionarte cada día con gente perdedora, desilusionada y elevados a la categoría de amigos. Mejor aún, únete a grupos en que si alguien nuestra el más mínimo indicio de tener una habilidad o una ambición, se te va a acusar de locura. Te van adormecer con suficientes cantidades de alcohol o te echan del grupo. Para integrarte en esos grupos solamente tienes que demostrar su misma destreza en sarcasmo y jugar al mismo sistema de juegos de estupidez.
Ne te integres en grupos de los que puedas aprender y compartir, no vaya a ser que mejores y entonces ¿De te quejarías?, tendrías que pasar a ser agradecido.

SUEÑA DESPIERTO, IMAGINA TU FUTURO
El arte de la vida eligiendo los dramas. Esfuérzate en mantener intencionadamente tu ambiente fuera de toda felicidad, fuera de todo bienestar, fuera de toda satisfacción. El objetivo es que no estés a gusto. Cada vez que tengas una oportunidad sueña despierto con el fracaso, cuando estés enfadado amplificado y pasa a tener rabia. Cuando te sientas triste hazlo durar semanas, años. Preocúpate muchísimo por memeces. De manera que te demuestras a ti mismo que las cosas siempre van mal para ti.
No te imagines a ti mismo con tu objetivo de bienestar conseguido y el camino que has andado para lograrlo, no vaya a ser que lo consigas y entonces ¿De te quejarías?. Tendrías que pasar a ser agradecido.

ESPIRITUALIDAD
El arte de la vida eligiendo consumir una cantidad suficiente de letanías religiosas, que lavan tu cerebro. Haciéndote creer que tu habilidad psíquica “la espiritualidad” ha despertado finalmente. Y luego, te hacen creer que puedes interpretar cada mensaje de esas Biblias religiosas como una señal de que estás en el camino correcto. A pesar de que los únicos que se preocupan por ti, de que existes, están tan perdidos como tu. Te confirmarán con una interpretación de que: “la aparente falta de progreso de tu vida hacia delante, en cualquier día, de forma cuantificable” como que es “como tu crecimiento espiritual” porque el crecimiento interno es invisible, ya estarías en una secta, siendo tu el objetivo de los demás.

Si lees libros diversos que te agraden o instruyan en tu habilidad o conocimiento, corres el riesgo de mejorar. Y entonces ¿De te quejarías?. Tendrías que pasar a ser agradecido.

CANTIDAD
El arte de la vida eligiendo consumir a todas horas patatas fritas, bebidas de lata,  y televisión 28 días al mes; con la ilusión de levantarte en un futuro a las siete de la mañana. Juergas que duran 48 horas, donde a las 47 horas, le dices a todo el mundo acerca de una idea que te ha inspirado y que nunca vas a hacer. Y luego vuelves otra vez a tus 28 días de fritos, latas y tele.
Ni se te ocurra hacer algo diferente, no vaya a ser que aciertes. Y entonces ¿De te quejarías?

CAOS
El arte de la vida eligiendo que reine el desorden y el caos en tu casa, principalmente en tu habitación. A ser posible que cada noche tengas que buscar la cama. Ni se te ocurra tener un sitio para cada cosa. El cerebro es muy astuto, si ve y siente orden a su alrededor, el también ordena pensamientos y objetivos. Y las consecuencias son mayor capacidad para detectar oportunidades, tomar mejores decisiones porque esta toda la información más ordenada. La ropa sucia no la lleves a la lavadora, guardala dentro del armario y cierra bien las puertas. Así el olor a sucio impregnará todo; y lo que es más importante te aseguras repeler... y a atraer más de lo mismo.

No ordenes, ni limpies. No vaya a ser que encuentres y huelas bien, porque entonces ¿qué?.


Si estas aplicando la mayor parte de todo lo anterior, ya no tienes que preocuparte para no tener éxito, felicidad y satisfacción. Sigue así.

Si quieres conseguir ser una eminencia en quejarte, en el fracaso, sin éxito alguno y sin liderazgo. Te aconsejo otros trucos descritos en el libro “El arte de amargarse la vida” de Paul Watzlawick.



Artículos relacionados:
El poder de ser agradecido



Volver al inicio: El arte de la vida